El Julio Verne español se llama José de Elola y es complutense

Me han sugerido que dedique algunas publicaciones a hablar de los personajes que pueblan nuestro callejero. Comenzaré por la Plaza José de Elola.

infoalcalaina blog de complumiradas 1-plaza-josé-de-elola-desde-calle-doctora-de-alcalá

En los últimos tiempos algunos alcalaínos, historiadores o aficionados a la historia local, nos hemos ocupado de dar a conocer a un complutense anónimo que, sin embargo, tiene una plaza, no pequeña, en parte de lo que fueron las eras de San Isidro, junto a la avenida de Caballería Española.

Quienes hablamos de este personaje hemos bebido de los estudios de Pedro Ballesteros Torres, Heliodoro Ceballos y José Carlos Canalda, que han sido los investigadores que han ido completando una biografía tan desconocida como la complutensidad de este personaje que como veremos tiene bien merecido estar presente en el callejero de nuestra ciudad.

Gracias a los dos últimos, Heliodoro Ceballos y José Carlos Canalda, sobre todo porque sus interesantes blogs son más accesibles, descubrí la figura de la poetisa gaditana Vicenta Maturana (1793-1859) que vivió los últimos doce años de su vida en Alcalá y cuyos restos descansan en el viejo Cementerio Municipal de San Roque, y también que su nieto, al que no llegó a conocer, fue este brillante complutense llamado José de Elola y Gutiérrez (1859-1933). 

Uno de esos personajes desconocidos para la mayoría de los alcalaínos, pero que protagonizó a lo largo de su vida algunos hechos destacables que merecen ser conocidos.

infoalcalaina blog de complumiradas 3 José_de_Elola-real academia

Hijo de viuda joven, su madre fue Vicenta Gutiérrez Maturana, como también lo había sido su abuela materna, la poetisa anteriormente citada,  por razón de que tanto su abuelo como su padre fueron militares en el convulso siglo XIX. Nació en Alcalá el 9 de agosto de 1859, meses después del fallecimiento de su abuela. Su padre fue el teniente de caballería Eduardo Elola y Pardio que falleció sofocando una rebelión en Santo Domingo, en 1863, dejando huérfanos a su hermano y a él.

Probablemente José  de Elola realizó sus estudios primarios con los Escolapios cuando estaban instalados en el Colegio Mayor de San Ildefonso. Después estudió en la Academia General Militar en Madrid llegando a ser coronel del Estado Mayor del Ejército y docente de historia militar, topografía, geometría descriptiva, etc.

De ideología muy conservadora e inquieto intelectualmente, alumbró varios inventos que le proporcionaron premios y condecoraciones, pero, además, fue ensayista, dramaturgo, novelista y exitoso precursor de la ciencia ficción en España, hasta el extremo de ser considerado el Julio Verne español. Su nombre figura como uno de los pioneros de este género en las escasas historias de la ciencia ficción española que existen. 

Publicó casi cincuenta títulos cuyo contenido y carácter divulgativo relativo a su profesión le granjeó fama de experto científico. Su obra «Levantamientos y reconocimientos topográficos», 1908, fue libro de texto en las facultades de ingeniería durante mucho tiempo.

infoalcalaina blog de complumiradas 4 jose de eola la clave del crimen

Retirado en 1916, se dedicó de lleno a la ciencia ficción y escribió, bajo el seudónimo de «Coronel Ignotus», la colección Biblioteca Novelesco Científica, publicada entre 1919 y 1927. Diecisiete novelas en total, tres de las cuales describían viajes interplanetarios que tuvieron mucho éxito, llegando a distribuirse en las bibliotecas públicas, y gracias a las cuales se difundió la Ciencia Ficción en España. 

Precisamente en España se publicó la primera revista de este género en la historia con esta colección, hecho tan desconocido como el propio Elola. Algunos recuerdan haberlas leído en la escuela en la década de los cincuenta y sesenta del siglo pasado.

infoalcalaina blog de complumiradas 5 Portada de una de las novelas de José de Elola

También publicó novela, teatro, comedias de un acto y dramas. Reunió en la escritura sus dos pasiones: la literatura y la ciencia, siendo algunos de sus textos premonitorios al avanzar temas como la deshumanización de la sociedad a manos de la tecnología, las parejas de hecho, que llamaba «amigamiento», el calentamiento global, la televisión, el teléfono móvil, que llamaba «telefoto sin hilos», o las modelos, que eran «embajadoras de marca». 

Pero, sobre todo, hay un tema en el que Elola no es nada conservador, y es que se adelantó al reconocimiento del papel de la mujer en la sociedad y en estas obras el argumento gira en torno a un personaje femenino, María Josefa Bureba, familiarmente Pepeta, una ingeniera zaragozana que inventa una nave espacial y que, aconsejada por tres ancianos, surca el espacio investigando y enfrentándose a su despiadada rival y espía, Sara Sam Bull, otra mujer. Elola creó un personaje femenino, inteligente, y le dio un papel atribuido tradicionalmente a los hombres en las obras decimonónicas, y que, además, corteja a quien ama. Esto sí que fue innovador en la España de 1921.

Según José Carlos Canalda las novelitas de Elola gustaron, y mucho en su época, alcanzando tiradas de decenas de miles de ejemplares y hasta tres ediciones. Justifica también la anglofobia que destilan sus obras por su condición de militar y autor de las fortificaciones de la ciudad de San Juan de Puerto Rico, poco antes de que la guerra hispano-norteamericana de 1898 diera al traste con los últimos restos del imperio colonial español. 

infoalcalaina blog de complumiradas 6 placa de la plaza josé de elola alcala de henares

José de Elola murió sin descendencia en Madrid en 1933 a punto de cumplir los 74 años, pero no sería hasta la década de los noventa del siglo pasado cuando el consistorio le homenajearía poniendo su nombre a esta plaza, hecho que también tiene su historia pues en principio su nombre estaba destinado a nombrar la plaza central del barrio conocido como Parque de los Nogales. La oposición vecinal al cambio motivó que el ayuntamiento se retractara, aunque tiempo después el nombre se rescataría definitivamente para dar nombre a esta plaza.

infoalcalaina blog de complumiradas 7 plaza jose de eola desde-la-calle-Manuel-Azaña

Hay que decir que el entorno ha cambiado bastante. Muchos recuerdan cuando era un simple descampado de tierra de los muchos que se crearon en los barrios que surgieron en los años setenta y ochenta, donde aparcaban los coches, los mismos que ahora están bajo la plaza, en el aparcamiento que hubo que construir para aliviar el problema del estacionamiento.

También cambiaron los comercios que llevaban ahí toda la vida como el bar «Orive», la ferretería con entrada por la calle Doctora de Alcalá convertida ahora en viviendas o los frutos secos «El Extremeño» que hoy es una frutería. Nos recuerda Heliodoro Ceballos que en esta plaza hubo un abrevadero y que es una plaza casi de ficción ya que aunque está rodeada de viviendas ninguna tiene entrada por ella, así que nadie tiene domicilio en ella ni cartero alguno traerá nunca un sobre. Una plaza digna del «Coronel Ignotus».

@complumiradas

 

Complumiradas

Deja un comentario