Jardín tallado del Parador de Alcalá

Situado en lo que fue la calle de Roma, hoy de los Colegios, y cuya superficie ocupaba el Colegio de Mercedarios Calzados de Nuestra Señora de la Concepción (1518), y separado del vecino Colegio de San Basilio por el callejón del Pozo.

Éste sería uno de los tres conjuntos sobre cuyos cimientos, con más de cuatrocientos años de historia, se erigió el Parador. Los otros dos ocupaban las parcelas adyacentes según planos del s. XVI. La del Colegio-Convento de la Orden Militar de Santiago (1528), posteriormente Colegio Menor de Santiago o de los Manriques fundado por García Manrique de Luna, capellán de honor de Carlos V y Felipe II, que se corresponde aproximadamente con la entrada y vestíbulo del Parador. Y la última, la que perteneció al Colegio de Dominicos de Santo Tomás de Aquino (1605) formado por una iglesia, un claustro, antigua huerta y jardín donde hoy está la cafetería, el restaurante, la biblioteca, el spa, el claustro antiguo y la escalera de acceso a las habitaciones originales.

El jardín, de 3.000 m, recuerda al estilo japonés con césped, cañas de bambú, piedras y cortezas de árboles como ornamentación predominante. La superficie está dividida en un damero de patios subterráneos donde se encuentran un centenar de habitaciones de nueva construcción, que quedan escondidas entre la vegetación del jardín, y éste a su vez oculto tras las tapias interminables de la calle Colegios que antaño circundaban los citados colegios. 

Obra de Aranguren y Gallegos

Esta disposición consiguió el objetivo primordial del proyecto que fue conservar los elementos antiguos del conjunto, como la iglesia, el claustro o el espacio ajardinado de las huertas, y hacer invisibles los modernos añadidos.

@complumiradas

Deja un comentario